viernes, 15 de marzo de 2013

MI CALLE

La Malagueta-Málaga


Veo mi calle a trasluz, de acuerdo al sentido del viento.

Los olores mutan con la veleta y la claridad cambia el espacio.

Tiene apenas sesenta y tres pasos y medio,       

y dos edificios la contemplan.

Ninguno de los dos es digno de mi calle, ni de su nombre.

Tiene frente y espalda.

Dependiendo de hacia dónde mires 

los olores te envuelven de peces o pescados,

de fritos y mareas,

de platos y cubiertos que vuelan entre cantos de sirenas.

Y puede que acaricie al viento, en llamarada,

el grito de algún buque,

la risa de algún niño.

Entonces, en su corta armonía,

no son las paredes la que la hacen bella.

Ni siquiera los ilustres que la caminaron.

Sólo ese lugar hacia donde todos se paran,

hacia donde todos miran,

ese lugar al que nadie da la espalda

y que su sola presencia tranquiliza:

mi calle baja al mar,

ese es su remedio.                           

© Andrea Vinci
Dedicado a la que fue mi calle en el barrio de La Malagueta-Málaga:
C/ Pintor Casilari Roldán


5 comentarios:

Rocío dijo...

Gracias por ese paseo entre muros y entre mares, con sus olores y su nostalgia. Un abrazo amiga

Isa Merino dijo...

Cuando paseo por tu calle, parece que te veo a lo lejos, o al frente. Siempre-siempre te veo. Será que algo, o mucho, tuyo se quedó por aquí.

L.P. dijo...

Andrea camino con tus palabras por ese barrio donde dejaste tu huella.

abrazos

Andrea Vinci dijo...

Gracias niñas

Inma dijo...

Ese es también mi barrio. Es cierto, a muchas de sus calles sólo las salva el mar. Pero las salva del todo!!