martes, 15 de mayo de 2012

FUENTES

Hay fuentes a las que le cierran el grifo.

Hay otras que se cierran solas.

En este caso, se cerró su corazón,

mientras él soñaba que escribía.







3 comentarios:

L.P dijo...

Andrea, si Carlos Fuentes puede leerte desde dónde esté, seguro que le encantan tus palabras.

Una gran pérdida para la literatura, aunque nos deja un enorme legado.
Aura me impresionó.

Abrazos

Andrea Vinci dijo...

Sí, así es. Lo curioso es que hoy hubiera cumplido 95 años Juan Rulfo

Isa Merino dijo...

No he leído nada suyo, he de confesarlo un día como hoy...
D.E.P.