domingo, 17 de junio de 2012

ANTIGUA HACIENDA de TLALPAN


Entre jardines




salones



y pavos reales pintados en mural

en vitraux

o muy reales










uno puede degustar ESCAMOLES (larvas de hormiga)

o GUSANOS de MAGUEY

¡Exquisitos!

8 comentarios:

Lail@ dijo...

Hermosisimas fotos prima!! te estas convirtiendo en una fotografa profesional ya! te felicito!! y que hermoso lugar, me encantoooo!! a excepcion de los platos....puajjjjj!! pero debo confesar que se ven bien hechitos y hasta tentadores....ay no, que asquito!! jajja!!
te mando un super abrazoooooo!! tqm

L.P dijo...

Andrea, un lugar lleno de encanto, dónde puedo imaginar alguna historia. Ya sabes que me encantan los jardines con pavos reales...

El menú no sé que decirte, igual que nos comemos los caracoles y están riquísimos esos platillos pueden ser algo extraordinario, solo faltan arrestos para catarlos.

besicos.

Andrea Vinci dijo...

Ja, ja, ja, Yo creí que jamás los probaría y sin embargo me parecieron estupendos!!!!

Isa Merino dijo...

Andrea, las fotos geniales, el sitio espectacular, pero los platos... ni regalaos, como se dice aquí. ¡Qué ascooo! (perdona la expresión, igual están ricos, pero yo sólo puedo pensar eso... y no, no los probaría si no estuviera en una situación muy muy límite... pero muy-muy..).

Besitos

Isa-ya-39

Andrea Vinci dijo...

Isa, tal como dije arriba, yo pensé que nunca los probaría y ya vez... Confié ciegamente en los amigos que nos llevaron, porque yo nunca los hubiera pedido, ahora me animo con todo, ja, ja, ja

Inma dijo...

¡Qué sitio!
Pues yo los bichos esos no los pruebo...aquí tampoco como caracoles, así que...

Juan Carlos dijo...

En unas tomas fotográficas estupendas y bien seleccionadas, nos presentas un lugar de paz, armonía, tranquilidad y belleza. Además nos traes la presencia de dos platillos exóticos que retan la aventura de explorar nuevos sabores.
Y porque conocer un lugar no solo es mirarlo, también es compenetrarse con el paisaje, el medio, la cultura, y en ello, la comida, mientras más exótica y auténtica, es mejor, porque se convierte en un icono inolvidable y referencial del lugar visitado.
Quien viaja y no tiene nada distinto que contar al regreso, es como si no hubiera viajado.
¡Saludos desde Lima Perú!

Zunilda Moreno dijo...

Andrea, coterránea viajera. Te acompaño en tu Blog y más si muestras estas cosas. Gracias por tu comentario en el Microrrelatista.