lunes, 8 de octubre de 2012

BILOCACIÓN


Los emigrantes quisiéramos tener un clon
en cada ciudad en donde hemos vivido.
O lo mejor sería llegar a ser santos por un rato,
cada tanto,
sólo para poder bilocarnos.
Ver por un instante tu rostro,
atrapar las sonrisas,
los piropos,
achucharte,
escucharte,
para luego retornar a ese lugar
que ahora llamamos casa.
 
 

5 comentarios:

Isa Merino dijo...

Cuidaríamos aquí tan bien de tu clon... como si fueras tú misma. Te piropearíamos, te achucharíamos, te escucharíamos, te llevaríamos de excursión y te sentaríamos en nuestra cocina, para que conversaras tú también con ese otro clon tuyo que nos habla desde el iPad de Inma.

Andrea Vinci dijo...

Ja, ja, ja. Sería muy loco tener un clon y verlo por skype

PEDRO ROJANO dijo...

Entonces... la que estuvo en Málaga en Septiembre, ¿eras tú?
Nosotros te queremos a ti, no admitimos sucedáneos

Andrea Vinci dijo...

Po sí, era la mismísima yo, no el sucedáneo, ja, ja, ja.

L.P. dijo...

Si alguna vez nos pudiéramos tele-transportar, nos ahorraríamos los clones.
Muchos abrazos!