jueves, 11 de abril de 2013

ANIMAL DE COSTUMBRE



A veces nos sentimos raros en todas partes.

Añoramos la luz cuando tenemos la sombra,

añoramos el sol cuando tenemos la lluvia,

el tacto de una piel que ya nos fastidiaba.

Nos acostumbramos a todas las cosas:

a los lugares, los gobiernos, las faltas, las ausencias,

y parece que todo nos pertenece.

Hasta que cambiamos de rumbo.

Hasta que cambiamos de casa.



5 comentarios:

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Es cierto; somos animales de costumbres y nunca estaremos satisfechos con nada y a la vez con todo, manteniendo siempre conversaciones triviales.
Muy buen Post.
Abrazos y besos.

Andrea Vinci dijo...

Gracias Pedro

L.P. dijo...

No hay nada como perder lo que se tiene para añorarlo, Andrea.


abrazos a miles

SEX IS MY LIFE dijo...

Humm Pedro... eres un hombre de mucha suerte...
Recibir una respuesta de Andréa...

Inma dijo...

Ah..¿y cuando se añora lo que nunca se tuvo?