lunes, 20 de mayo de 2013

PREMONICIÓN


Ese que está ahí no es el que era

lo miro y no lo reconozco

ayer nomás

                sonreía

y yo le respondía la sonrisa

contaba historias que escucho

y sus manos

hacen magia en la memoria

origamis de pensamientos

sus silencios

profundas cavidades de paz

donde no se teme

y nada inquieta

es parte de su pentagrama

como el grito

como el llanto

fuerza rítmica de compás y misterio

hoy lo miro

y no lo reconozco

recuerdo la risa que flota

                                      ataúd

que no contiene lo que contiene. 

                                              © Andrea Vinci
                                                  16/05/2000  

 
 

3 comentarios:

Inma dijo...

Un nudo en la garganta, un nudo en el estómago...tu poema es un nudo que duele.

Andrea Vinci dijo...

Gracias amiga. Es un homenaje a mi padre. Ayer fue el aniversario de su muerte. Yo escribí ese poema tres días antes de que muriera. Él estaba sano. Murió de golpe.

PEDRO ROJANO dijo...

¿Tres días antes de que muriera de glope? Qué fuerte no!!!

Muy emocionante Andrea.