viernes, 27 de abril de 2012

LA LANGOSTA VIEJA


Las paredes esconden secretos.


En ese pasillo de la Av. Chapultepec está el secreto mejor guardado:

LA LANGOSTA VIEJA.


Sin cartel que lo anuncie, el restaurante de mariscos y pescado está lejos de toda lógica, en una casa-conventillo de Roma Norte, donde sólo falta que aparezca para atenderte El Chavo del 8.



5 comentarios:

Isa Merino dijo...

Qué sitio tan curioso Andrea. Qué mundos nos estás descubriendo, como Emigrante al cuadrado que eres

Besitos

Posdata: Me ha dado hambre, y eso que aquí no son horas.

Andrea Vinci dijo...

ja, ja, ja
pues sí que es raro el lugar. Hay muchos comedores, uno por cada habitación y en la parte de atrás, arriba, vive gente. Había ropa colgando, como la que le gusta a Inma

L.P dijo...

Andrea, cuántas cosas por descubrir!!
Me encanta que nos vayas mostrando trocitos de tu nuevo mundo, que sigas compartiendo momentos especiales.

abrazos a miles!

Inma dijo...

Qué sitio!! ¿Seguro que no salió el Chavodelocho?

Andrea Vinci dijo...

No Inma, y hacia atrás vive gente, con sus ropas tendidas